El bronceado va más allá de lucir una piel con color único, además de exhibirlo, es hacerlo sin riesgos para la salud. Para ello, es importante empezar por el antes, ya que con anterioridad a la exposición del sol, es importante llevar una alimentación balanceada que sea rica en líquidos, vitamina A y C.

Esto quiere decir, que todo aquel que desee un bronceado sin riesgos, debe consumir o tener como hábito, comer frutas y verduras, ricas en antioxidantes que combaten los rayos UV. Comer verduras, como lo son las zanahorias y espinacas, permiten que la piel sea saludable. Consumir vitaminas E y B, ayudan también a combatir los rayos solares.

Otro punto importante para broncearse sin riesgos es la importancia de hidratar la piel, eso quiere decir que después de la exposición del sol, es necesario nutrirla después de una ducha, ya que el agua permite que los poros estén abiertos, y favorezca las capas más profundas de la piel. Utilizar cremas post solares también es una opción para refrescar y recuperar tu piel.

Puede obtener un bronceado sin riesgos cuando controle los horarios y las zonas de exposición al sol. Es muy diferente broncearse a quemarse, por eso, procure hacerlo en tiempos prudenciales, además de utilizar protector solar.

Los profesionales de la salud, afirman que tomar el sol de una manera controlada, beneficia la salud, evita el estrés y aporta vitaminas al cuerpo, por ello, es importante seguir estos consejos y cuidados, para obtener una piel radiante y sin riesgos.