Muchos estudios han demostrado los excelentes resultados del sistema de banda gástrica para la pérdida de peso. Pero estos resultados sólo son posibles, siempre y cuando se realice el adecuado seguimiento y control de los pacientes.

El tratamiento con banda gástrica es una cirugía laparoscópica, que se realiza a través de incisiones muy pequeñas, bajo anestesia general, y cuya duración es de una hora o menos. La mayoría de las veces el paciente permanece hospitalizado durante 24 horas, después de las cuales puede regresar a su casa. El objetivo de este procedimiento de carácter restrictivo, es limitar la cantidad de comida que la persona puede comer, sin restringir la ingesta de calorías líquidas.

¿En qué consiste el procedimiento?

Durante el procedimiento, el cirujano bariátrico coloca un anillo plástico (la banda) alrededor de la parte superior del estómago, que luego conecta mediante un pequeño tubo (catéter) de plástico a un reservorio ubicado previamente bajo la piel. Este anillo es inflable y puede ajustarse – inicialmente a las 4 semanas de la cirugía y nuevamente 2 a 4 semanas después. Posteriormente, según sea necesario, nuevamente será ajustado 2 a 4 semanas más tarde. Los primeros ajustes son hechos en el hospital bajo rayos X; posteriormente, cuando el paciente pierde peso, los ajustes se realizan en forma ambulatoria y sin necesidad de rayos X.

Durante el ajuste de la banda, el cirujano introduce una aguja en el reservorio con el fin inyectar o sacar líquido y así inflar o desinflar la banda. Cada ajuste debe se practicado teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Que el paciente mantenga la sensación de saciedad ingiriendo pequeños volúmenes de comida. Que después del ajuste, el paciente no presente síntomas de obstrucción.
  2. Que no se estén presentando complicaciones como desplazamiento de la banda (Slippage), o erosión de la misma. Sin ajustes de la banda, no es posible bajar de peso.
  3. Usualmente se requiere entre 18 y 24 meses para alcanzar los resultados esperados.

Seguimiento y control

Los siguientes criterios y recomendaciones para el manejo del tratamiento resultan fundamentales en el fin de alcanzar los resultados esperados:

  • Durante las primeras dos a cuatro semanas después de colocada la banda gástrica, el paciente debe ingerir sólo alimentos líquidos; sin exceder la ingesta de 800 calorías o menos. Luego de dos a cuatro semanas se inicia la fase de transición de líquidos a sólidos.
  • La intención de este régimen es evitar la presencia de vómitos en el tiempo en que la membrana de fijación se forma alrededor de la banda y aspa, y mantener asegurada la posición de la banda en las primeras cuatro a ocho semanas.
  • El concurso permanente de la nutricionista y un adecuado apoyo psicológico son elementos fundamentales que acompañan la actividad del cirujano con el fin de que la asimilación del proceso sea exitosa.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta cuando se inicia la dieta sólida, son:

  1. Ingerir de tres a cinco comidas pequeñas en el día.
  2. Elegir alimentos con alto contenido proteico.
  3. Comer lentamente.
  4. Detenerse al sentir la sensación de llenura gástrica.
  5. No ingerir otros alimentos entre comidas.
  6. No ingerir líquidos con las comidas.
  7. Todos los líquidos deben estar exentos de calorías.
  8. Realizar ejercicios al menos 30 minutos por día.
  9. Mantenerse activo durante el día.

El ajuste del anillo:

Una gran ventaja de la banda gástrica es que su regulación se hace de forma paulatina, considerando la evolución del paciente en lo referente a: pérdida de peso alcanzada, grado de saciedad inducido y la presencia o ausencia de síntomas que puedan indicar obstrucción. Existe la posibilidad de que el cirujano se vea obligado a desinflar el anillo cuando se presenten los siguientes síntomas: vómitos, reflujo, accesos de tos durante la noche, mala adaptación a los hábitos alimenticios. La pérdida de peso es lenta pero progresiva, con reducciones promedio entre los 0.5 kg a 1 kg a la semana.

Dependiendo del peso inicial, la pérdida del exceso de peso puede darse entre los 18 y los 24 meses.

Ventajas de la banda gástrica

  • Es un procedimiento completamente reversible
  • No exige el corte ni reconexión del estómago
  • La cirugía es laparoscópica y su duración es menor a una hora
  • La hospitalización dura sólo una noche
  • La recuperación es rápida y el paciente no sufrirá problemas de mala absorción de las sustancias alimenticias.