La obesidad se define como un desequilibrio entre la cantidad de energía que se ingiere y la que se gasta, ocasionando una acumulación anormal o excesiva de grasa en el tejido adiposo humano hasta el punto de afectar la salud del individuo. Actualmente la obesidad es considerada a nivel mundial como un problema de salud pública, hasta el punto de ser calificada como “la epidemia del siglo XXI”.

El aumento vertiginoso de personas con exceso de peso, ha encontrado eco en un mercado desbordado con todo tipo de regímenes alimenticios y productos para adelgazar que prometen resultados exitosos.

Sin embargo, y pese al atractivo ramillete de posibilidades, diversos estudios comprueban que al emplear estos métodos, rara vez las personas logran alcanzar los resultados deseados y ante todo, una reducción de peso permanente. Es muy común, que quienes perdieron peso después de un tratamiento, terminen recuperando nuevamente el sobrepeso al momento de abandonarlo.

Obesidad Mórbida

Se llama obesidad mórbida a la obesidad cuyo índice de masa corporal es superior a 40. Esta condición logra reducir en un grado significativo la calidad de vida de quien la padece, y puede convertirse en la causa de afecciones o enfermedades como: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, dislipidemia, apnea del sueño, cáncer de colón, infertilidad, enfermedades músculo esqueléticas y problemas psicosociales, entre otros.

Muchas personas obesas perciben su sobrepeso como un problema estético, y se dedican a la búsqueda incesante de fórmulas para reducir de peso en corto tiempo. Tal actitud evidencia un grave desconocimiento de la enfermedad que en realidad padecen y que conjuga los diversos problemas antes mencionados. En estos casos, la opción más sana para obtener el peso y la figura ideal, parte de tres principios básicos: asesorarse de un equipo multidisciplinario de profesionales; comprometerse a un procedimiento de adelgazamiento que permita bajar de peso hasta un porcentaje cercano al normal y hacer un cambio significativo en los hábitos de vida.