Antes de someterse a una cirugía de aumento mamario surgen muchas preguntas; algunas no son respondidas a tiempo y las pacientes se ven enfrentadas con temor, dudas e inseguridades, a un procedimiento que puede cambiarles la vida.

Algunas preguntas frecuentes sobre la cirugía de aumento mamario son:

¿Todos los implantes son iguales?

Son diversas las diferencias existentes entre los implantes; en primer lugar, la capsula (recubrimiento) puede ser lisa o rugosa (texturizada), esta última ha demostrado mayor grado de tolerancia por las pacientes, por eso su uso es creciente. En segundo lugar, los implantes pueden estar rellenos con solución salina o gel de silicona, el gel tiene una textura similar a la del tejido mamario y no presenta los inconvenientes propios de los de solución salina, como la pérdida progresiva de volumen.

En tercer lugar debemos referirnos a su forma: pueden ser semiesféricos (de utilización más frecuente) o anatómicos (con un relleno más cohesivo que les permite mantener la forma de lágrima que proporciona una apariencia más natural al seno), frecuentemente utilizados en reconstrucción mamaria, aunque también son aprovechados con fines estéticos.

¿Hay alguna diferencia en la colocación de los implantes?

Las vías posibles de colocación son retroglandulares (detrás de la mama), retropectorales (detrás del músculo pectoral) y en plano dual (la mitad superior detrás del músculo y la mitad inferior detrás de la glándula mamaria). La colocación retroglandular se indica en casos de ptosis (caída) mamaria leve, pacientes deportistas o por solicitud. Sus inconvenientes son: mayor frecuencia de formación de cápsula y más posibilidades de caída del seno con el tiempo, ya que la piel es la que soporta el peso del implante.

La colocación retropectoral se usa en casos de aumento de cualquier grado o por solicitud de la paciente; tiene como inconvenientes, mayor dolor y tiempo de incapacidad (20 días); pero presenta menores posibilidades de capsula o caída con el tiempo. La colocación en plano dual proporciona una forma más natural al seno y aunque tiene las ventajas de la colocación retropectoral, también presenta sus inconvenientes.

¿Cómo es la cicatriz de la mamoplastia de aumento?

Depende de la vía de colocación; si es peri-areolar (a través de la areola), la cicatriz tenderá a no notarse y a evolucionar muy bien con el tiempo; cuando se realiza submamaria (sobre el pliegue mamario), es posible que quede un poco más notoria, pero evolucionará bien con el tiempo. La vía axilar se reserva para casos especiales. Según sea el caso, la elección de la vía depende del criterio del cirujano.

¿Qué sucede si una prótesis se estalla?

La ruptura de una prótesis es una posibilidad que puede presentarse; la gran mayoría de las veces sucede en el mismo momento de su colocación, lo que permite realizar un recambio inmediato. Si se presenta después, lo que se observa es que el gel cohesivo permanece dentro de la cápsula que se forma alrededor del implante sin fugarse; sólo en casos muy raros llega a diseminarse hacia otros tejidos adyacentes. En este caso, la paciente puede notar una variación repentina en la forma del seno, pero también puede pasar sin presentar síntomas.

Es importante consultar un cirujano; él realizará un minucioso examen y se apoyará con una ecografía o resonancia magnética para confirmar el diagnóstico. En caso de ser positivo, será necesario retirar el implante estallado y colocar uno nuevo en el mismo tiempo quirúrgico y por el mismo abordaje.

Finalmente, vale la pena aclarar que los implantes mamarios han sido uno de los materiales médicos más estudiados y que pocas sustancias han demostrado tanta uniformidad en los resultados que apoyan su alto nivel de seguridad para ser usados en seres humanos.