«LA MEJOR MEDIDA PARA PROTEGERSE ES ESTAR INFORMADA, SOLICITAR LA GARANTÍA DE LOS PRODUCTOS IMPLANTADOS Y NO SACRIFICAR CALIDAD POR ECONOMÍA.»

Antes de tomar la decisión de colocarse implantes mamarios, es necesario que las mujeres identifiquen claramente sus motivos y que obtengan información precisa acerca de los riesgos implicados. Aunque la intervención es muy segura, resulta fundamental tener en cuenta los siguientes aspectos:

Calidad Médica: Es responsabilidad de los cirujanos plásticos, proporcionar información fiable, objetiva, exhaustiva, actualizada científicamente, sobre todos los detalles de la intervención y los productos implantados, así como los riesgos implicados durante el procedimiento y el postoperatorio.

Los especialistas deben contar con principios éticos, morales y profesionales bien establecidos; la Cirugía Plástica y Reconstructiva debe ser realizada por especialistas certificados por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva y en hospitales o clínicas reconocidas que garanticen el éxito de la cirugía.

Calidad de los Materiales: El laboratorio que fabrica y respalda las prótesis mamarias debe contar con experiencia clínica en el mercado mundial y cumplir con altos estándares de calidad.

La FDA de los Estados Unidos por ejemplo, exige a los fabricantes unos parámetros de control de calidad específicos (Quality System Regulation); de acuerdo con estas categorías, los productos deben ser sometidos, antes de su comercialización, a rigurosos procedimientos de evaluación.

Garantía del Distribuidor: La compañía distribuidora, por su parte, deben estar en capacidad de ofrecer garantía plena e información detallada a quienes utilizan sus productos. Además, contar con una trayectoria de varios años en el mercado que representan y tener la infraestructura de comunicación e información necesaria para responder oportunamente las inquietudes de las pacientes en torno a la calidad, duración y respaldo de los productos implantados.