Tener hábitos saludables es fundamental para prevenir afecciones y mantener el busto tonificado. A continuación te recomendamos algunos hábitos que ayudarán a que tus senos estén sanos.

  • Mantener la espalda recta y una adecuada posición del cuerpo.
  • Conservar un peso promedio, ya que al subir y bajar frecuentemente, la piel perderá elasticidad y se tornará flácida.
  • Practicar ejercicios de fortalecimiento, especialmente en el busto y la espalda.
  • Consumir alimentos saludables (frutas, verduras y fibra), e hidratarse constantemente.
  • Dormir en una posición que no comprima el busto.
  • Tomar duchas de agua fría para tonificar el busto.
  • Utilizar brasieres adecuados a la forma y tamaño del busto.
  • Realizarse constantemente auto exámenes de mama.
  • Visitar al ginecólogo al menos una vez por año, para una revisión médica y, después de los 40 años, practicarse una mamografía anual.